Te invitamos a descubrir el perfil de Perrine Honoré, artista que participó en la edición Naturaleza.

Perrine
Perrine

¿Te podrías presentar en pocas palabras? ¿De dónde vienes? ¿Cuáles son tus pasiones?

 

Soy Perrine Honoré, originaria del sur de Francia, de un pueblo cerca de Niza. Vivo en Barcelona desde hace 8 años y es allí donde comencé mi carrera artística.

 

Fresco
Fresco

¿Cuál es tu trayectoria? 

Fui a la escuela de moda en Suecia porque siempre me encantó coser, es uno de mis principales pasatiempos junto con la cerámica. Sin embargo, me gusta mucho explorar otros soportes bastante diferentes. El mundo de la moda no era necesariamente para mí, así que decidí cambiar y estudiar diseño gráfico en una escuela de la región de París. Después de obtener este diploma me fui a Barcelona a hacer un máster muy teórico, centrado en la investigación en diseño. Me di cuenta de que me pasaba el tiempo dibujando y fue en Barcelona donde empecé a ir a galerías a exponer mi trabajo. Mientras tanto, también decidí abrir una cuenta de Instagram porque me dije que, si quería vivir de esta pasión, tenía que mostrar mi trabajo. Una cosa llevó a la otra y descubrí el arte callejero, un fresco llevó a otro e inmediatamente me sentí como en casa con el arte urbano. De hecho, el arte urbano encaja a la perfección con mi sensibilidad y con lo que quiero transmitir con el arte porque es generoso, hay interacción, todo el proceso creativo es visible. Gracias al arte urbano dejamos un pedacito de nosotros mismos en un contexto determinado.

Trabajo en muchos soportes diferentes porque me gusta explorar, pero también porque para vivir de ello es fundamental diversificar la actividad. En particular, realicé un libro de actividades para niños, patrones textiles, diferentes colaboraciones, performances artísticas...

¿También haces voluntariados?

 

Sí, de hecho, hago acciones más sociales, como en hospitales, mientras intento unir a la gente con el arte. Lo que me gusta de mi trabajo es el hecho de que, cuando llegamos nosotros, es principalmente para la parte divertida. La parte divertida es, por ejemplo, decorar una oficina, hacer una actividad de frescos con niños... es muy bonito ver la alegría que aporta todo esto.

 

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?

 

Durante la época de estudiante estaba bastante obsesionada con el lado azteca, tribal, africano, australiano… El color también me ha atraído mucho desde siempre. Una cosa llevó a la otra, comencé a interesarme por otros pintores, pero es cierto que todo lo español me atraía. Fue una de las razones por las que decidí ir a España para continuar mi máster. También hay un lado muy mediterráneo en lo que hago y en lo que amo.

¿Has hecho otras colaboraciones?

 

Es bastante reciente porque inicialmente trabajé principalmente con estructuras más bien culturales y han pasado alrededor de 2 años desde que las marcas comenzaron a contactarme. Fue a la vez superemocionante y un poco estresante porque entran en juego conflictos éticos dependiendo de la marca. Tenías que tomar buenas decisiones para seguir siendo tú mismo. Ahora mismo soy muy honesto conmigo mismo, no me importa en absoluto rechazar colaboraciones.

Por una vez, la colaboración con Opinel es perfecta, es el tema Naturaleza el que reúne todos mis valores. Después, visitando las instalaciones, me di cuenta de que todo lo que transmitís no son sólo valores superficiales, sino que realmente están en el ADN de la marca.

 

¿Cómo se te ocurrió la idea de los diseños del cuchillo?

 

Me gusta trabajar en un registro donde se mezcla lo figurativo y lo abstracto porque me gusta darles un margen de interpretación. Me parece interesante que una persona tenga el poder de apropiarse de una imagen, que cada uno se cuente un poco una historia. Como hay un volumen y no hay una dirección real para mirar la imagen, me di cuenta de que es como un espectáculo de fuegos artificiales donde no hay significado en la imagen. La idea me surgió de forma bastante espontánea, había realizado bocetos sobre diferentes elementos como flores, animales y plantas. El comentario que me dio Camille (directora artística de Art By Friends) fue fusionar las 3 propuestas y traté de encontrar colores bastante complementarios que pudieran resaltar bien en el mango de madera. Envié mi dibujo sin hacer una maqueta y Camille me dio una respuesta positiva, todo coincidía directamente en cuanto a colocación, colores... Esto se debe seguramente al hecho de que mi trabajo es bastante modular y, por lo tanto, permite simplificar el proceso.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

 

¡Todo! Pero parte de lo que más me gusta es ese campo de posibilidades infinitamente libre. Con la ilustración podemos dibujar lo que queramos, incluso lo que no existe, no hay límites. Siempre he tenido una imaginación viva, podía pasar 8 horas sola en mi habitación cuando era pequeña, estaba en mi propio mundo.

Lo que más me gusta es el hecho de viajar, conocer gente, no estar nunca inmersa en la rutina. En definitiva, se trata de dejarse llevar por las oportunidades, para mí es la «autopista del amor».

¿Tienes alguna preferencia por alguno de nuestros Opinel?

 

Bueno, hoy me he enamorado a primera vista del pequeño llavero Opinel N°02, que es supermono, ¡me encanta!  Pero esencialmente me gusta el Nº 08 porque es el que me han regalado.

 

N°02 Inox
N°02 Inox
Disponible próximamente
7,90 €

¡El modelo N°02 es el más pequeño de Opinel! Una navaja resistente y legendaria.

N°08 Inox
Personalizable
N°08 Inox
11,20 €

La imprescindible navaja de bolsillo N°08

Disponible en nuestras tiendas
Disponible en nuestras tiendas

¿Qué te incitó a trabajar con Opinel?

 

En nuestra familia existe realmente un vínculo sentimental con Opinel. Teníamos una casa familiar cerca del lago de Annecy, por lo que siempre ha existido este vínculo con Saboya y somos una familia muy aficionada al senderismo, a las excursiones, a la naturaleza... también ha habido mucho scout y Opinel forma parte de la vida de los scouts.

Opinel era realmente un regalo muy simbólico en la adolescencia de mi familia porque, en nuestra opinión, te haces grande cuando empiezas a saber manejar un cuchillo. Todos teníamos un cuchillo en nuestra familia, como una especie de costumbre.  Mi padre también me envió recientemente una foto de su Nº 13, que le regalaron cuando tenía 10 años, y es un cuchillo que ahora tiene 50 años. Actualmente, está muy orgulloso de poder decir que el nombre de Honoré quedará en la historia de Opinel.